CONSIGUE UN CAFÉ PERFECTO

Como el café de la cafetería, ninguno. Pero cuantas veces nos han servido un café malísimo, torrefacto, aguado, templado, con mucho poso, etc… Podemos superarlo fácilmente en casa con unos sencillos consejos.

Las técnicas de preparación de esta bebida han evolucionado mucho. Los amantes del buen café siguen utilizando algunas cafeteras tradicionales en casa, las cuales permiten mantener la intensidad, sabor y aroma de un café genuino. 
 

LA CAFETERA ITALIANA O MOKA

Esta cafetera italiana es un icono cafetero mundial, además de sinónimo de calidad y autenticidad. Esta cafetera está hecha de aluminio o acero inoxidable y el café se prepara de una forma rápida y muy sencilla. Consta de dos partes bien diferenciadas y unidas por un sistema de rosca.

Para preparar una buena taza de café con una cafetera italiana es necesario:

  • Llenar de agua la parte baja (hasta la válvula por donde se escapa el vapor)
  • Llenar el filtro de aluminio de café molido haciendo una pequeña montaña y sin aplastarlo. Si lo prensamos en exceso el sabor del café se estropeará.
  • Añádela al fuego y procura que la temperatura sea constante hasta que el agua empiece a hervir.
  • Después de 15 segundos baja la intensidad del fuego y retira la cafetera.

Con la cafetera italiana el café se prepara en apenas 5 minutos con lo que es ideal para todos aquellos que necesiten un café antes de salir de casa.

Y si tu tipo de cocina es inducción, también puedes encontrar cafeteras italianas aptas para tu tipo de cocina.

¡Elige la tuya!

LA CAFETERA EXPRÉSS 

Aunque si eres un auténtico amante del café y quieres conseguir resultados profesionales… recomendamos tener una buena cafetera expréss para preparar un café perfecto.

Estas cafeteras consiguen la infusión haciendo pasar agua muy caliente por el café molido a gran presión a lo largo de un corto tiempo; se emulsionan sustancias grasas que le otorgan cuerpo al café y así es como los aromas permiten que el sabor dure más tiempo en nuestro paladar.

CONSEJOS

  1. El café, siempre natural. Podemos adquirir el café ya molido previamente, o en grano y molerlo antes de añadirlo a la cafetera. La calidad del café es uno de los secretos de una buena taza de café. 
  2. Debemos prestar atención a la calidad del agua. Lo mejor es el agua mineral es una de para que el sabor del café no se vea alterado.
  3. No utilizar agua del grifo, ya que puede contener cloro y otros químicos que alterarán el resultado final. Mejor usar agua limpia y fresca. Podéis utilizar las jarras de filtrado o el grifo On-Tap de BRITA para obtener agua de calidad del grifo.
  4. El café conviene tomarlo recién preparado ya que, sólo así, podremos sentir todo el aroma y el sabor en la boca. Aconsejamos preparar la cantidad exacta que se vaya a consumir, ya que si se recalienta, pierde todas sus propiedades y su sabor.
  5. También es importante donde lo vamos a tomar. La mejor taza es aquella hecha de porcelana, ya que es un material resistente y conserva de una forma excelente el calor de la bebida.
  6. Una buena limpieza de la cafetera y de las tazas es básica y esencial. Además de prevenir posibles infecciones, el sabor y las propiedades del café pueden verse alteradas.

¿Te animas a poner en práctica estos consejos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *